saltar al contenido

Hunters of Magic proyecta lanzar a principios de 2018 la fase beta de su videojuego ‘White Spell’

Este Massively Multiplayer Online Game (MMOG) combina dos estilos de juego: la estrategia en tiempo real (RTS) y el juego de rol (RPG)

La startup Hunters of Magic tiene previsto lanzar al mercado este próximo mes de diciembre la fase beta de su videojuego ‘White Spell‘, un Massively Multiplayer Online Game (MMOG) que combina dos estilos de juego: la estrategia en tiempo real (RTS) y el juego de rol (RPG). En la actualidad, Hunters of Magic se encuentra realizando tests de respuesta de jugadores. “En la fase en la que estamos -señala el promotor de la empresa Jonathan Larrínaga- vamos delimitando ciertos aspectos del juego poco a poco, porque lo bueno que tiene es que es ‘free to play’, es decir, es de comunidad y podemos abrirlo a una parte del mercado, ir testeando la respuesta del jugador y balancearlo para ver si necesitamos cambiar aspectos de su diseño inicial. En enero, tenemos intención de salir al mercado con el juego en fase beta, que también responderá a la idea original de fusionar el modo de juego en tiempo real con el de juego de rol”.

Para llevar a cabo estos planes, Hunters of Magic ha logrado cerrar este verano con Seed Capital Bizkaia y la aceleradora de proyectos Metxa una ronda de inversión de 161.920 euros que permitirá financiar el desarrollo de nuevos productos y el área de marketing. “Esta ampliación de capital –destaca Larrínaga- supone un importante apoyo al proyecto y nos va a permitir poder captar los recursos necesarios para alcanzar nuestros objetivos“. Asegura, asimismo, que contar en el accionariado con Seed Capital Bizkaia y Metxa “es un lujo no sólo por su aporte de capital, sino también por el asesoramiento y apoyo constante que nos prestan”.

Hunters of Magic fue fundada en mayo de 2016, si bien Jonathan Larrínaga comenzó a dedicarse al proyecto de crear el videojuego ‘White Spell’ desde que finalizó sus estudios de ingeniería informática en 2010. “Comencé a trabajar en una consultoría financiera -relata-. No me acababa de llenar y en mis ratos libres estudiaba cómo desarrollar un videojuego: desde que se parte de una idea hasta que se le da forma y se diseña. Me lo tomé casi como un hobby, sin ponerme metas, hasta que llegó un punto en el que pensé que podía llegar a algo más. Poco a poco, vimos que el proyecto era muy ambicioso y que iba a requerir más tiempo y dinero. Aún así, seguimos un par de años hasta que en 2016 fuimos seleccionados en el primer programa de aceleración de Metxa, en el que obtuvimos una primera ampliación de capital. Poco después, en junio del año pasado, constituimos la empresa y pasamos a dedicarnos plenamente al proyecto. El capital del que disponíamos se quedaba corto para abordar un proyecto de estas características

Contrataciones de calidad

El recorrido previo a la constitución de la empresa -prosigue- había permitido conocer a la gente del sector y ayudó luego a hacer unas contrataciones de calidad. Cometer un mínimo fallo en las contrataciones cuando tienes tan poco margen puede ser catastrófico. También resulta clave para que el proyecto sea viable dedicar un tiempo a que el equipo de arte dote al juego de un punto personal, una estética atractiva que no sea imitación de otra. Por ese motivo, hemos tenido que rehacer todo el juego, ya que el modo de trabajo que habíamos seguido en los años anteriores servía para confeccionar un prototipo para que la gente se hiciera una idea, pero necesitábamos dar un paso más allá y hacer un producto de calidad”. El personal al servicio de la empresa ha ido creciendo con tal fin y en la actualidad suma seis personas dedicadas a todas las áreas del proyecto.

De cara a posicionar el videojuego en el mercado, los responsables de Hunters of Magic son conscientes de la importancia de implementar una buena estrategia de marketing. “Estamos haciendo alunas incursiones en publicidad en redes sociales, pero todavía no nos hemos lanzado a desarrollar nuestra estrategia principal, que es la distribución especializada; todavía no hemos llegado a esa fase porque lo importante no es conseguir jugadores, sino retenerlos.”.

Larrínaga considera que la situación en la que lleguen al próximo año decidirá el futuro de la empresa. “El ejercicio 2018 será decisivo para nosotros porque será cuando podamos comprobar hasta dónde hemos podido llegar y las posibilidades a desarrollar en el futuro”.